Directiva de servicios

La aplicación en España de la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de diciembre de 2006 relativa a los servicios en el Mercado Interior (Directiva de Servicios) es una oportunidad para reducir y eliminar trabas injustificadas o desproporcionadas al acceso y ejercicio de las actividades económicas. La Directiva de Servicios mejora el marco de regulación, simplifica los requisitos para el establecimiento de negocios, facilita la información y la tramitación, además favorece la calidad de los servicios disponibles para los ciudadanos.

La Directiva, además del ejercicio de transposición normativa exige:

  • Simplificación administrativa tanto desde el punto de requisitos como del procedimiento.
  • La creación de una ventanilla única para facilitar la información de requisitos y la tramitación
  • El uso de una herramienta, IMI, para la cooperación administrativa entre Estados Miembros.

Enlaces destacados